Trecientos cincuenta barcos o pecios se hundieron en la zona del Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV) hace más de 50 años. Estos se han sugerido como una herramienta para la conservación de la biodiversidad y también como arrecifes artificiales. La flora y la fauna de estos hábitats artificiales son todavía desconocidas para México. Se inició la exploración ficológica sobre la composición y estructura de la comunidad en el Barco Ana Elena, ubicado en el Arrecife Anegada de Afuera de las costas de Veracruz. El pecio con 50 años en el mar y a 12 m de profundidad muestra asentamientos de formas costrosas y laminares de algas rojas, pardas y verdes. Estos ensambles que se traslapan proporcionan refugio a muchos invertebrados y peces. Estudiar estos hábitats particulares nos ayudará a entender su estructura, proteger especies poco comunes en México y considerar estos ambientes en los planes de conservación.

Dr. José Luis Godínez Ortega
Departamento de Botánica Instituto de Biología, UNAM
Martes 9 de Diciembre de 2014, 11:00 hrs
– Auditorio del Jardín Botánico del IBUNAM
Coordinador de Seminarios: Alejandro Zaldívar Riverón
azaldivar@ib.unam.mx